No sé qué escribo

Así es, no sé qué escribo.
Porque pierdo la conciencia, la noción del tiempo, no siento frío ni calor. Sólo palabras que salen de mis dedos, como árboles que dan vida, las teclas los talan. Se pierde el oxígeno.
tlac, tlac, tlac… tecleo, no pienso. No me arrepiento.
Ya no soy la romántica jovencita de dieciocho años. Al menos no en esencia.
Un cigarro, dos, tres, cuatro… se van desvaneciendo como los días, y luchan para no quemarse más en el fuego de la necesidad de mi estrés. Les doy vida y los mato, como un Dios.
Me baño con el humo azul y me despido de seis minutos de mi vida. 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s