Oyendo a Ravel

Es de noche, las 9:15 para ser exacta. Me he dispuesto a escribir lo que pienso, lo que siento… como siempre. Sólo que ahora con Maurice Ravel como mi maestro. 

Cuarteto para cuerdas en F mayor, allegro moderato.
Siento como vibra mi cuerpo, como las cuerdas más graves del chelo. 
Mi alma está sobrevolando con la melodía que pasa del violín primero al segundo, y luego a la viola. Todo es tenue, es maravilloso, utópico, armónico… ¡CELESTIAL!.
Me entra pánico, hay tensión, calma, ¡COLAPSO!. Todos gritan, fortissimo a piano
De nuevo, estoy en el edén. Eva se burla de mí: mi re# mi sib la.
Pasa de mayor a menor, pasa de la calma al disturbio. 
Canta el violín, melodía sensible… finaliza.

Trois chansons (coral)
Nicolette, nicolette…
reclamos, Nicolette ten piedad de la armonía maravillosa que baila entre las contralto y los tenores. 
Nicolette, adiós…  la do# mi.

Tres bellas aves del paraíso…
vuelan derredor mío. La soprano endulza mi alma con la melodía, y las demás voces hacen una base que te quema el alma: suave colchón de plumas.
¡El tenor!, ¡La contralto!, por el mismísimo universo… les debería dar vergüenza cantar algo tan celestial. 
Mon ami zil est á la guerre.

Ronde.
Baila, baila… baila con los demonios, el caos… sube, baja, trepa, ¡Cae!.
El cielo se aproxima. ¡DANTE!. Estamos salvando nuestras almas: purgatorio.
La entrada al cielo… ¡Bienvenido!.

Scarbo
El mundo actual con sus decadencias en acordes trémulos.
Marchan los ejércitos, el líder les da las instrucciones. Un niño, dos, tres… se escapan de las manos de la milicia para no morir con una bala en el cráneo. 
Enfermeras trabajando, sanando, regresando vidas a un estado fétido y normal. Bebe esto. Te inyectaré lo siguiente. Calmado, pronto estarás bien. 
Campo de guerra: la ciudad y sus soberanos contra el pueblo. Quieren justicia, el gobierno lo promete y jamás lo da.
Reuniones secretas, sectas, pactos con el diablo, cultos religiosos enardecidos. 
DIOS, DIOS, DIOS. LIBERTAD, LIBERTAD, LIBERTAD. EQUIDAD, EQUIDAD, EQUIDAD.
Todos hacen nada, hacen todo. Se quejan. Se oponen, se autolimitan, no concientizan. 
Prostitución, violaciones, niños lejos de sus padres y madres. No hay futuro.
El terror está subiéndome por los pies y se araña las manos. Hay tensión el en medio ambiente.
Hay desastres naturales, colapsos económicos, guerras, falta de valor humanos. 
Ya no hay arte, sólo expresión. 
Nos morimos de hambre, de libertad.

 

Julia María del Prado.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s