¿De dónde vienen mis palabras?

Vienen de un lugar
donde el frío es cálido,
y el calor el frío.
Donde el amor
se siente y
no se habla.
Vienen de las estrellas
en el cielo oscuro,
del oleaje
del trémulo mar
de mis vaivenes
emocionales.
De donde radican
las agonías
y perecen las alegrías,
de donde un “te amo”
es mero nominalismo.
Vienen del empirismo,
del pasto, de una secuencia
de sonidos y ritmos.
De ahí vienen, sí.
De Glinka, de Wagner,
de Ravel, de Debussy.
Vienen de una pavana
para una infanta muerta,
de una sonata,
de un preludio para la siesta
de un fauno, de unas valquirias.
Vienen de mis ojos
reflejados en los tuyos,
de tu mano estrechada
con la mía.

Julia María del Prado

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s