Knock-out

Y me detengo a pensar que, quizá, tengan razón cuando dicen que el amor es un campo de guerra… Para mí es mas bien como, no sé, un ring o algo así, algo más breve y deportivo. Claro, también sin tantos heridos.
No me gusta entrar en batalla, siempre pierdo por knock-out. Me dan en toda la cara, en el pecho, en el hipotálamo, en el corazón.
Siempre he creído que es normal perder uno, o dos rounds. Pero yo, yo toda mi vida he perdido.
En este caso, como mujer, la batalla es más difícil. Mi contrincante siempre es más bonita, más dulce, más femenina; me da un golpe con todas sus feromonas y salgo volando lejos; ella se queda, por supuesto, con aquél a quién yo quiero.
Yo lo entiendo y al mismo tiempo no. Acabo con el querer hecho pedazos y las ilusiones golpeadas. Es por eso que, acostumbrada, prefiero lo platónico, porque sé que duele menos que una dura batalla.

Julia María del Prado

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s