Noche de insomnio

Imagen

Vacilante está mi mente
no pienso en nada coherente.
Un cigarro se consume
y el silencio me confunde.
Otra noche sin dormir,
es como, quizá, morir.
Te lleva la penumbra
del oscuro cielo,
poco a poco me hundo
en el agrio desvelo.
Las horas pasan, 
las estrellas se apagan,
el gato está a lado mío
y me pregunto
¿cómo logra estar dormido?.
Pienso y pienso,
lentamente me despido
de un cigarro, viene otro
Pronto su grandioso brillo
me enseñará el sol.
Los grillos adornan la noche
con su extraño sonido;
no me caben los reproches
por no haber dormido.
El reloj se pone pesado,
me odia, es cruel y despiadado
Le pido que corra, que amanezca
y él me dice: ¡Qué pereza!.
Veo retratos del día que acabó.
Heme aquí, rememorando
momentos que valoro,
hoy me río, mañana lloro.
Mi pecho está vacío
como las calles,
de pronto siento hastío
y quisiera ser un ave
para volar, volar, volar.
Me entran ganas de soñar,
pero sigo despierta,
soy espectadora
de la noche eterna.


Julia María del Prado

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s