Noche

Se cae el velo oscuro y transparente de la noche ante mi piel, me duele, me mata, me hiere. Se crea un trágico efecto mientras las estrellas se deslizan alegres en el contorno de mis ya cansados ojos y la luna aclama la presencia de mis manos de alma vieja y cuerpo joven. No puedo evitar pensar en que es una pérdida de tiempo pensar en el futuro y en el pasado. Es verter los sentidos en el río del éxtasis de los ayeres ya lejanos. Es un martirio. La noche me abraza suave con su fresco y tierno abrazo de aire que penetra hasta mi alma y me siento volar y disfruto el presente por más agrio y doloroso que sea.
La noche no se hizo sólo para los amantes, también está para los que estamos solos y miramos los astros nocturnos con la esperanza de que, a lo lejos, alguien también les esté mirando.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s