Atisbo de muerte, Adiós a un amigo.

Cuando se muere una persona, sufrimos.
Cuando se muere una mascota, morimos.
Nos damos cuenta de qué no hicimos,
Y del poco amor que le dimos.

Cuando padecemos una pérdida
Nos parece, de pronto, algo pérfida
La vida y deseamos que regrese
Algo que la cuna de la muerte mece.

Lloramos, sufrimos, nos ahogamos
En la pena que ya no sirve, en el llanto,
Creamos un mar para que, quien amamos,
Cruze a salvo y llegue al otro lado.

Daríamos  nuestro vivir
Para que esos puedan existir
Sin pensar que también han de sufrir
Si no nos tienen a su lado, para sí.

Esta madrugada la muerte atisbó
A un pobre que falleció
Haciendo lucha y esfuerzo
Para no quedar inerte, frío y tieso.

La Catrina nos dio los buenos días
Con un cuerpo lleno de sangre fría
Y se rió de estas mis lágrimas
Que derramo por la pérdida.

Se murió un amigo, una mascota,
Un fiel compañero de ojos verdes,
Manchas cafés y nariz rosa.
Anda ve, ahora duerme

Duerme y reposa en el vacío
Lleno de ayeres alegres y altivos.
Quédate a mi lado cuando tenga frío,
Yo te lloraré y extrañaré, mi amigo.

Julia María del Prado

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s