Autodedicarse y otras vanidades

Aún no me es posible digerir mentalmente cuán exorbitante es la vanidad de las personas. Es que ¿Acaso la vanidad te trae bondades y devenires bellos?. Conque me salgas, lector, con una respuesta positiva… Uff, ¡Caput!. Esto sólo terminaría de darme la razón. Vivimos lo que los políticos quieren que vivamos y hacemos lo que el orden general nos indica. “No pienses que eso está bien”, “No hagas aquello, es malo”. Coco wash extremo.
Claramente, nuestra libertad como seres vivos, la hemos ido limitando con el tiempo.
Somos “libres” siempre y cuando no rebasemos esos límites. ¡Semejante libertad!. Agradezco de antemano que, al menos, no limiten mi pensar porque ahí sí… Eso es inalienable. Empero, regresando al asunto de la vanidad, sigo sin comprender porqué alguien se autodedicaría versos de amor que fueron escritos para otro ser. Es que ¿sólo así se consigue obtener un nivel de autoestima o simplemente es pura egolatría?.
Las personas se enamoran una y otra vez, no van a estar toda la vida buscando ser el centro de atención para una sola persona. No, así no funciona a menos de que ya sus mentalidades se hayan ligado emocionalmente. ¿Capisci?.
Al menos yo, que soy una eterna enamorada de todo y de todos, me resulta fácil pensar que hoy me gusta alguien y mañana quizá despierte sabiendo que fulano es más compatible conmigo por tal y tal. Punto.
Si fueran todos tan constantes como presumen, no presumirían nada en absoluto. Todos somos unos malditos presuntuosos. Somos humanos, somos mundanos, nos han lavado el coco. Me agradan echarme en cara todo lo que soy por ser humana. Es algo relajante. Te brinda paz.
Supongamos que fulano, que ha podido saber que ESTABA enamorada de él, se ha tomado severamente en serio mis palabras y se las ha autodedicado. Este abre la boca y la lengua se le suelta, me mete en un lid con una perengana adolescente que no respeta ni usa su sentido común. No es mi problema. ¿Porqué son tan brutal y malévolamente ególatras y vanidosos?. En fin, la vanidad te pervierte. Pese a todo, aprendí algo: jamás escribir versos de amor ni prosas bucólicas a gentes de altos niveles de presunción.

Julia María del Prado.

Anuncios

Un comentario en “Autodedicarse y otras vanidades

  1. aprendí lo mismo, pero enamorarse constantemente nos lleva a cometer el mismo error una y otra vez, porque los que tienen altos niveles de presunción algunas veces saben mentir y nos engañan muy bien….

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s