Desvaríos amorosos escritos con el alma en manos.

Lléname de amor, de versos
Quémame con tu candor el pecho
y cada noche fría, entre tu abrazo estrecho
vierte con pasión en mí tus besos.

Llámame como tú quieras, dime Julia o María
pero siempre y cuando me mires con ese par
de maravillas que llevas en tu dulcísima faz,
¡Ilumíname con tu sonrisa siempre tan mía!

Planta tus raíces en mi árida tierra;
cosechemos nuestro querer juvenil
y un tanto maduro en el ejido del porvenir,
iniciemos juntos una nueva era.

Derrame tus aguas amantes en mi alma;
cual gota de lluvia en pétalo deslizándose
deliciosamente con amor y calma.

Cuando siento que estás mirándome,
mi sustancia se siente extraña
y con tu cariño va deshaciéndose

esa sensación insensible y mundana.
Ahora me tienes aquí, queriéndote
y escribiendo unas cuantas palabras

que carecen de sentido, porque no consigo
poder expresar a ciencia cierta lo que siento

Es por eso que sólo lo pienso, no lo digo.
Ven conmigo, amor, aquí te espero con el viento

que se irá para que estés a solas conmigo
y así nos queramos en silencio,  no te miento…

¡Me estoy muriendo por tu beso!

Julia María del Prado

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s