Lector mío.

Puede que sea pronto
para asirte de la mano
y llevarte, lector mío,
para dejarte a mi lado;
es que un corazón roto
duele más que el olvido,
más que ser desterrado
del corazón amado…
Duele más que errar
con gracia plena,
como virgen fecundada,
y llorar como Magdalena.
Este poema no tiene camino
sin embargo, lector,
mas bien, amigo,
esto aliviará alguna pena
o, la hará tan fuerte
que te hará verte valiente
para luchar contra esa fiera.
Puede que yo no sea poeta,
pero soy mujer, soy naturaleza
y cuando necesites un abrazo
en mis versos obtendrás respuesta.
Cuando necesites amar,
puedes enamorarte conmigo
y llenarnos de felicidad
como un par de niños.
Podemos detenernos y llorar,
buscar momentos tristes;
juntarlos, después quemarlos
y ponernos, otra vez, felices.
Ven, lector mío

para que yo sea tu asilo,
para que sea madre y te cobijo.
Ven, lector, amigo.

Julia María del Prado

Muchísimas gracias a  quienes
se toman un poco de su tiempo
para leerme.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s