Percíbeme

Soy un recuerdo cotidiano en las tinieblas de tu habitación. Yo calo, halo, destruyo. Yo te abrazo, te llamo, te beso. Estoy en ti, en tus manos, en tu cuerpo. Me deshago entre sábanas, entre deseos y entre tus besos.
Soy el viento que te mueve, y la marea que te azota.
Percíbeme en el aroma de la noche; soy el olor de las flores, el olor de tu presente, de tus días pasados. Nací de tu percepción, de tus ideas, de los rasgos y virtudes perdidas en tu persona.
Percíbeme, hállame, encuéntrame, estoy en ti. Soy de ti. Nací y moriré por ti.
Percíbeme cuando te toco con la mirada, cuando te acaricio con mi voz; cuando mi piel tiene deseos de tu esencia.
Relátame, dibújame, escúlpeme. Dibuja mis contornos con tus dedos, sobre papel y sábanas. Escribe mi nombre en el humo azul de un cigarro. Percíbeme en tus respiraciones, en tus latidos y los pasos que vas dando.
Detente, detente y percíbeme, respírame e inúndate de mí, conmigo.

Julia María del Prado

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s