Cuando te vas…

Este pequeño poema, está dedicado a un hombre que a mis ojos es muy libre, muy sí mismo. Es por ello que traté -lo juro por mi vida- de escribirlo libre de verso pero no funcionó.

A D.O.T.

Me gusta mirar cuando te vas,
ver como te vas alejando
y tu silueta masculina se va esfumando
entre las sombras.
A cada paso estás más lejos de mí
y tu cuerpo despide ondas de luz
y sensualidad que se mezcla con la oscuridad
de la calle en la que vas
y de pronto ya no estás aquí.
Amor, eres como un buen otoño
eres cálido pero fresco,
eres joven y longevo.
También eres un poco uraño,
eres un evento que sólo pasa
una vez en la vida, una vez,
solamente un año.
Hombre mío, eres libre como el viento
y yo sé que ni mis versos ni besos
te harán entender totalmente lo que siento,
sé que no puedo hacer nada al respecto
más que darte mi amor,
darte mi tiempo,
darte pedazo a pedazo mi alma
que no se contenta con nada
más que estar entre tus brazos,
y sentir tu calor…
esos besos altos hasta al cielo,
y no pueden faltar
los que nos mandan al infierno.
No sólo me gusta ver cuando te vas,
también adoro ver cuanto vienes
cuando veo de frente tu rostro afable
y esos brazos que despliegan
para que al tenerme entre ellos
hagan alarde
por tener a la más “hermosa”,
aunque la lengua te saque
y parezca odiosa.
Me gusta ver cuando te vas
y tu alto cuerpo
como agua se mezcla
con el claroscuro de la calle
y tu pasos van gritando
mientras te veo alejarte.

Julia María del Prado

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s