Infórmese usted

Infórmese usted, queridísimo señor mío.Sepa usted que lo amo, que lo adoro, mas, sin hacer notar esto que le digo, déjeme comentarle que aún me duele.
Me duelen muchas cosas, desde las circunstancias hasta los detalles más inocentes… ¡Inocentes como usted, mi señor!.
Le aclaro, monsieur, que a veces me sorprende la ingenuidad que se desprende de su juvenil cuerpo.
¿Qué considera usted necesario para calmar mis dolencias?. Hombre mío -que, en realidad, no es en lo absoluto mío- ¿Debo quedarme o debo irme?.
Infórmese usted, cielo mío, que he tratado de llevarlo por un buen camino; pero creo que el lobo se convirtió en oveja, porque ante usted (perdóneme, lector) me vuelvo una pendeja. Ya no sé qué hacer. No veo un devenir bueno para nuestro idilio.
Infórmese usted de una última cosa: no es el único que siente que el tiempo lo está acabando… A mi edad, incluso quisiera ya morirme. Es una gran diferencia entre usted y yo. Somos como una madre y su hijo…

Julia María del Prado

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s