La balada sin autor

No existe más manos que desee tocar,
Ni otro pecho en el que quiera dormitar…
Tu amor es un inmarcesible jardín de flores,
Es tan bello, tan cálido y lleno de colores;
Si para ahogarme de felicidad no me bastasen tus ojos,
Alguien más ya me hubiese vuelto un mar de despojos…
¡Ay tu pecho ardiente!
¡Ay tu destino errante!
¡Ay mis manos que gritan!
¡Ay dos corazones palpitan!
Despídete, dulzor de mis días
No te adornes más de melancolía
Vente, aquí a mi lado
Mi hermoso bienamado
Disfrutemos de tu amor tardío
Antes de que me devore el hastío
Y el destino sea testigo cruel
Del fin de este querer…
Aun que seas un caminante errante,
Siempre serás para mí, mi mejor amante
Pues tu amor resplandecía desde tu pecho
Tu luz iluminaba mi lecho
Dame tus aguas, mar de amor
Entrégame todo tu fulgor.
Quisiera tener más palabras
Que expresaran mi amor
Pero tú eres como una balada
Que no tiene autor

Julia María del Prado

Anuncios

2 comentarios en “La balada sin autor

  1. carlos frick dijo:

    Serán desvaríos, quizás…pero ¡ Santos Cielos ! ¡ que potencia ! Es increíble, Julia María, pareciera que te estoy sintiendo a mi lado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s