Algo me hace falta

A estas taciturnas horas he notado que me está faltando algo, que no estoy completa; entonces tu nombre retumba en mi pecho: Diego.
Tú me faltas, mi cielo. Tú que estás lejos. Envidio al viento que te acompaña y rodea. Envidio al agua que te bebes. Envidio a las cosas que miras a tu al rededor. Envidio al mar que, aún a lo lejos, te canta en las tardes.
Quisiera ser yo quien te cante tus días. Tierno hombrecillo, ¿estás soñando ahora con nuestro encuentro?. Yo anhelo que corra el tiempo, le ruego a las horas que vuelen para que, al fin de la semana, pueda tenerte en mis brazos.
Amante mío, idilio oscuro, fuente de mis ánimos y asesino de mis soledades, ¡Ven!.
Escápate a mis brazos, por favor. Dame tus mejillas y tu frente para poder besarles y amarles. Déjame entrelazar mis dedos en tus cabellos oscuros, raíces de mi amor.
Quiero besar tus rincones y acariciar los suaves contornos de tu cuerpo.
Diego, algo me está faltando en estos momentos. Eso que me falta eres tú.
Me falta tu sonrisa, me faltan tus ojos, tus manos… Me falta tu voz.

Breve escrito para DOT, con todo mi amor.

Julia María del Prado

Publicado desde mis entrañas a WordPress