Insomnio

Estoy sola.
O, al menos así me siento en esta madrugada fría. No están tus brazos. Ya no escribo poesía porque estoy rota. Antes, podía escribirlos con fluidez pero ¿y ahora?…
Ahora no puedo escribir un verso, mis palabras están vacías, y muertas. Como mi pecho.
En noches como hoy siento que en mi muy triste y solitario pecho se va ahondando ese vacío. Ya no siento nada. No siento odio, no siento amor, no siento compasión, no siento ese beso que le falta a mi boca ni esos brazos al rededor de mi cintura.
En una noche como hoy, llora un bebé, un niño se queda sin padres, jóvenes mueren en accidentes, hay gente suicidándose, hay corazones latiendo a la par y queda gente como yo, o como tú.
Ya no queda nada en noches como esta.
Sangro versos rotos que no tienen destino. Salgo a mirar las estrellas, se ven tan felices que, creo que mejor me despido.
Me limo las uñas, las preparo para rasgar ESA ESPALDA, esa piel…
Estoy sola.
Estoy sola y necesito tiempo para morir en el profundo silencio de esta agonía que me trae a rastras de los cabellos.
Estoy sola…
Sola y triste como gato sin hogar. Merodeo, huyo, trepo y me desvanezco.
Estoy sola…
Sola y muerta como una hermosa flor recién cortada. Ya no tengo espinos.
Estoy sola…
Estas palabras son sangre mía. Son mi esencia y mi condena. Son mi llanto y mi dolor, son lo que soy esta noche.
Esta noche fría y oscura como el vacío de mi pecho.
Estoy sola…

JULIA MARÍA DEL PRADO

Anuncios