Te extraño

En estos momentos…

Quisiera tomar tu mano caliente,

Estar juntos y contentos…

Lejos de esta soledad hiriente.

Me falta aroma, 

Me faltan tus besos,

La distancia no perdona…

¡Odio que estemos lejos!

El viento me grita tu nombre

Y la oscuridad me presume tu ausencia,

Quisiera estar, mi buen hombre,

Gozar tu dulce presencia…

Quisiera que me tomaras

Como siempre lo haces,

Que me abrazaras y besaras,

Y sentir tus labios suaves.

En tus brazos, ¡vaya cielo!

No hay paraíso que compare 

Ni con el más pequeño de tus besos.

Para DOT… Mi amor eterno. 💚

Julia María del Prado

La balada sin autor

No existe más manos que desee tocar,
Ni otro pecho en el que quiera dormitar…
Tu amor es un inmarcesible jardín de flores,
Es tan bello, tan cálido y lleno de colores;
Si para ahogarme de felicidad no me bastasen tus ojos,
Alguien más ya me hubiese vuelto un mar de despojos…
¡Ay tu pecho ardiente!
¡Ay tu destino errante!
¡Ay mis manos que gritan!
¡Ay dos corazones palpitan!
Despídete, dulzor de mis días
No te adornes más de melancolía
Vente, aquí a mi lado
Mi hermoso bienamado
Disfrutemos de tu amor tardío
Antes de que me devore el hastío
Y el destino sea testigo cruel
Del fin de este querer…
Aun que seas un caminante errante,
Siempre serás para mí, mi mejor amante
Pues tu amor resplandecía desde tu pecho
Tu luz iluminaba mi lecho
Dame tus aguas, mar de amor
Entrégame todo tu fulgor.
Quisiera tener más palabras
Que expresaran mi amor
Pero tú eres como una balada
Que no tiene autor

Julia María del Prado

Un momento de dolor

Soy la agonía,
Soy la distancia.
No soy más que una utopía
Hecha de tu desesperanza.
No vengo ni voy,
No vivo ni muero.
No éstas ni estoy
No quieres ni quiero.
En mi pecho arde tu imagen
Y la cuido con recelo,
Quiero que tus manos me acaben
En un ardiente duelo.
Quiero ser tu jardín,
No quiero ser tu diosa.
Deseo que me ames así,
Como soy: fría y defectuosa.
Tus palabras son como hiel
Que me deshacen el alma,
Ansío que derrames tu miel
Sobre mi piel deseosa.
Te busco con desesperación
Mas no alcanzo a tocarte,
Pues eres solo una ilusión
¡Quisiera borrarte!…

Diario de una futura tía solterona, pero alocada

A veces, a estas horas, pienso en cosas ridículas como el matrimonio. ¿Por qué es ridículo?, Diría yo.
Sé que no muchos están de acuerdo, porque la gran mayoría piensa que casarse es entregarse a la persona que amas. Error. Uno se entrega tanto en cuerpo y alma a la persona amada bajo una condición física y espiritual… ¿Para qué necesitas un contrato para saber que estás casado? Pues para que en un futuro puedas dejar en la calle a tu cónyuge si te pone el cuerno, ¿o no?.
¿Para qué te sirve poner ante “Dios” tu unión con el ser amado?… ¿En serio crees que a Dios le va a importar que te estés casando?. ¡No!. A la iglesia le importa, porque es una de las mil formas que tiene para demostrar que tiene poder sobre la sociedad o más bien, suciedad.
Estar al lado de la persona que amas no significa atarse por medio de un papel…
Cuando uno siente algo de verdad, sabe que va a estar ahí para esa persona sin importar si un pedazo de papel te obliga a aguantar a tu pareja.
Yo, Julia María, no creo en el matrimonio.
Por ello sé que voy a ser la tía solterona, pero alocada… Porque prefiero,por sobre todas las cosas, amar libremente que atarme a alguien y tener que verme obligada a estar con esa persona.
Tampoco creo en el adulterio, eso es para gente inmoral y sin amor propio. Alguien que se ama, y ama no se folla a la primera persona que trata de seducirlo.
En fin…
Ahora he podido entender ciertas cosas de manera más profunda.
También he tratado de hacer poemas, pero algo se quebró en mi interior.

Julia María del Prado

Publicado desde mis entrañas a WordPress

Algo me hace falta

A estas taciturnas horas he notado que me está faltando algo, que no estoy completa; entonces tu nombre retumba en mi pecho: Diego.
Tú me faltas, mi cielo. Tú que estás lejos. Envidio al viento que te acompaña y rodea. Envidio al agua que te bebes. Envidio a las cosas que miras a tu al rededor. Envidio al mar que, aún a lo lejos, te canta en las tardes.
Quisiera ser yo quien te cante tus días. Tierno hombrecillo, ¿estás soñando ahora con nuestro encuentro?. Yo anhelo que corra el tiempo, le ruego a las horas que vuelen para que, al fin de la semana, pueda tenerte en mis brazos.
Amante mío, idilio oscuro, fuente de mis ánimos y asesino de mis soledades, ¡Ven!.
Escápate a mis brazos, por favor. Dame tus mejillas y tu frente para poder besarles y amarles. Déjame entrelazar mis dedos en tus cabellos oscuros, raíces de mi amor.
Quiero besar tus rincones y acariciar los suaves contornos de tu cuerpo.
Diego, algo me está faltando en estos momentos. Eso que me falta eres tú.
Me falta tu sonrisa, me faltan tus ojos, tus manos… Me falta tu voz.

Breve escrito para DOT, con todo mi amor.

Julia María del Prado

Publicado desde mis entrañas a WordPress

Suéltalo…

Tú.
Hombre que nada en los abismos de mis soledades, que llenas mis mares de tus peces. Tú. Bienamado ruiseñor que cantas “te amo” infinitamente. Tú.
Suelta tus días pasados, suelta tus viejas costumbres. Suéltalo todo por mí y mira en mis ojos tu presente y tu futuro.
Suelta los viejos amores, suelta ya a esas mujeres que solían únicamente darte placeres carnales, suéltalas.
Agárrame, puedes asir mi mano. Brindemos por nuestras metas y pongámonos afines con la natura.
Suelta todos tus recuerdos y déjalos morir en las llamas del olvido. Ven a tu remanso, tu casa, mi amor, mi pecho.
Mézclate con mis pieles y siente el ardor de mi anhelo.
Déjame besarte. Déjame amarte.
Deja ya todo el pasado atrás, olvídalo. Ponme un altar, idolátrame.
Suplícame, rézame, glorifícame.
Suelta, mi amor, todo para poder amarme.

Julia María del Prado 🐰

Publicado desde mis entrañas a WordPress

Insomnio

Estoy sola.
O, al menos así me siento en esta madrugada fría. No están tus brazos. Ya no escribo poesía porque estoy rota. Antes, podía escribirlos con fluidez pero ¿y ahora?…
Ahora no puedo escribir un verso, mis palabras están vacías, y muertas. Como mi pecho.
En noches como hoy siento que en mi muy triste y solitario pecho se va ahondando ese vacío. Ya no siento nada. No siento odio, no siento amor, no siento compasión, no siento ese beso que le falta a mi boca ni esos brazos al rededor de mi cintura.
En una noche como hoy, llora un bebé, un niño se queda sin padres, jóvenes mueren en accidentes, hay gente suicidándose, hay corazones latiendo a la par y queda gente como yo, o como tú.
Ya no queda nada en noches como esta.
Sangro versos rotos que no tienen destino. Salgo a mirar las estrellas, se ven tan felices que, creo que mejor me despido.
Me limo las uñas, las preparo para rasgar ESA ESPALDA, esa piel…
Estoy sola.
Estoy sola y necesito tiempo para morir en el profundo silencio de esta agonía que me trae a rastras de los cabellos.
Estoy sola…
Sola y triste como gato sin hogar. Merodeo, huyo, trepo y me desvanezco.
Estoy sola…
Sola y muerta como una hermosa flor recién cortada. Ya no tengo espinos.
Estoy sola…
Estas palabras son sangre mía. Son mi esencia y mi condena. Son mi llanto y mi dolor, son lo que soy esta noche.
Esta noche fría y oscura como el vacío de mi pecho.
Estoy sola…

JULIA MARÍA DEL PRADO